Sáb. 25.01.2020
Información  |  18 de Sep. 2012

Histórico fallo

Por primera vez la Justicia condenó a efectivos del servicio penitenciario por el aberrante delito de torturas

Ayer por la tarde el Tribunal de Juicio Oral de Río Grande, compuesto por los doctores Daniel Borrone, Juan José Varela y Eugenio Sarrabayrrouse, condenaron a 9 años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer función pública alguna, a los agentes penitenciarios César González, José Franco y Rubén Darío Fernández, por el aberrante delito de torturas en contra del interno José Castro Moya, en diciembre del 2008.
 
Este fallo, el primero en Tierra del Fuego, viene a terminar con la laxitud con qué el poder Judicial trató históricamente, las innumerables denuncias de apremios ilegales ejercidos por las fuerzas policiales y penitenciarias de nuestra provincia.
 
Los agentes, que prestaban servicio en la Unidad de Detención Nº 1 de Río Grande, fueron denunciados por Castro Moya por haberlo golpeado, encerrado en un freezer, rociado con gas pimienta y otros vejámenes.
 
El Tribunal de Juicio ordenó, tal cuál el pedido del fiscal Guillermo  Quadrini, la inmediata detención de los tres agentes penitenciarios.