Muy nublado
7.4° Dom. 22.10.2017
Solicitada  |  27 de Oct. 2014

Sin medias tintas

Tatuadores locales exigimos respeto

Tres artistas del Tattoo enviaron una carta a este portal para responder a las acusaciones de un colega suyo, quien denunció mediáticamente haber sido amenazado. Los hermanos Martín y Matías Ruiz y Damián Breuer reclaman una retractación pública a Adrián “Rocky” Perales y dijeron que por sus declaraciones se han visto afectadas sus familias.

Con mucho desagrado hemos leído el jueves pasado una nota en la que se responsabilizaba a una supuesta “mafia local de tatuadores” por intimidaciones hacia el colega Adrián “Rocky” Perales, a quien habrían amenazado con cortarle las manos. En dicho artículo, Perales dice estar siendo amenazado porque los tatuadores locales estaríamos en contra de regular la actividad. Por tal motivo es importante hacer algunas consideraciones:

En primer lugar es totalmente indebido llamar mafia a los tatuadores locales, sin tener ningún tipo de prueba concreta. Usar un término tan genérico hace que todos aquellos que hemos nacido aquí y que hace tanto tiempo realizamos esta actividad, nos veamos involucrados. Nosotros tatuamos desde hace muchísimos años y lo hacemos con responsabilidad, con compromiso y sin perjudicar a nadie. Por eso reclamamos respeto, porque nosotros llevamos adelante una actividad absolutamente noble. Uno de nosotros habló con Rocky sobre la publicación y él no tiene ningún elemento, ni nombre ni apellido, absolutamente nada, que le permita etiquetar a tatuadores locales como una supuesta mafia. Por esto pretendemos que este colega identifique con nombre y apellido quien fue la persona que supuestamente lo amenazó y se retracte de haber involucrado a todo el mundo en este circo mediático.

A causa de esa publicación y de la irresponsabilidad con la que Perales se manifestó, nos hemos visto afectados en nuestros hogares, en nuestros empleos; incluso en la institución educativa donde asiste la hija de uno de nosotros. Somos hijos de viejos pobladores, tenemos familias, tenemos hijos, caminamos por las calles de esta ciudad desde siempre y no corresponde en absoluto que esta persona nos involucre en semejante situación. Que pida disculpas y que se retracte.

Perales plantea que los tatuadores locales no queremos discutir una regulación y eso es falso. Justamente porque hace tantos años que hacemos esto, es que vemos muy bien que el Estado nos reconozca. Pero con lo que no estamos de acuerdo es con un proyecto de ordenanza hecho a la medida de su estudio. Queremos que contemple la realidad de los tatuadores de Ushuaia, porque tal cual está redactado el perjuicio que va a generar es muy grande y, como consecuencia, puede generar un circuito clandestino de tatuajes. Para que después nadie se lamente, es importante que se tenga en cuenta cómo funcionan verdaderamente los estudios de tattoos.

Amamos lo que hacemos, vivimos tatuaje, respiramos tatuaje y para nosotros no se trata de una simple actividad comercial. Hemos tatuado a mucha gente de acá, pero también de otras partes del mundo, porque gracias al boca en boca muchas personas quisieron hacerse un tatuaje en el fin del mundo. Por eso la discusión sobre la regulación tiene que darse contemplando la realidad y sin generar desigualdades.

En suma, en defensa de lo que hacemos y por respeto a nosotros y nuestras familias es que rechazamos las afirmaciones de Adrián “Rocky” Perales y exigimos una retractación pública.

Martín Ruiz - Matías Ruiz - Damián Breuer