Dom. 17.01.2021
Información  |  12 de Ene. 2021

vamos a vivir mejor

Salariazo tras salariazo, Melella pulveriza la inflación y junto a sus funcionarios y los legisladores se aleja de la pobreza

94diez
Foto 94diez
Calladito, sin mucha exposición pública, sin discursos grandilocuentes, el gobernador Gustavo Melella, avanza sin prisa, pero sin pausa, en su implacable lucha contra la crisis económica que asola a la provincia.

Pero como es sabido que no se puede con todo a la vez, empezó con el sector de los más castigados, los más postergados y más sufridos de nuestra sociedad, el de los funcionarios provinciales y de los legisladores

Hoy se conoció que, el Domador de la Inflación, percibirá otros dos aumentos salariales, 20% en febrero y 13% en julio, que sumados al 230% ya recibido, totalizará un aumento salarial del 268% en solo 18 meses de gestión.



Esto será porque el Tribunal de Cuentas de la Provincia estableció la pauta salarial para este año en un 33% de aumento escalonado.

 Y qué tiene que ver el salario de los profesionales del Tribunal de Cuentas con el del Gobernador. Eh ahí, la maravillosa maldad de la trapisonda que nos regalaron este fin de año, la mayoría de los legisladores con acuerdo del Gobernador.

Melella, por sus promesas de campaña. Furlan, Bilota y Martínez por su origen peronista. Freites, por ser docente. Mónica Acosta, por su paso por el Partido Comunista Revolucionario. Todos podrían haber determinado que la referencia salarial del Gobernador, sea el sueldo de un docente. Pero no, primero se tenían que salvar ellos de la inflación que carcome los salarios de todos los trabajadores, estatales y privados.

Entonces, primero equipararon por ley los salarios del Escalafón EPU, los profesionales que prestan servicio en la Administración, al escalafón del Tribunal de Cuentas, que por lejos es el que más gana dentro del Estado; para luego establecer que el sueldo del Gobernador será “equivalente a la multiplicación por 6 veces la remuneración básica que perciban los agentes Categoría E del Escalafón Profesional Universitario”.

Una joyita de la perversidad y del desapego con la suerte que corren los fueguinos, que caracteriza a estos personeros de la política.