Dom. 17.01.2021
Opinión  |  4 de Ene. 2021

Alejandro Rojo Vivot : ¿Qué es una Carta Orgánica?

94diez
Foto 94diez
“La democracia y la república se construyen con la participación de todos, la deliberación y la aceptación de que el pensamiento independiente y la pluralidad de ideas enriquecen la acción y el destino común”. (1)

Delia M. Ferreira Rubio (1956)

En una primera aproximación muy general: una Carta Orgánica es la Constitución de una ciudad autónoma que ha decidido asumir plenamente esa extraordinaria oportunidad, encuadrada en la respectiva Constitución de cada Provincia y de la Nación.
“La Nación Argentina adopta para su gobierno la forma representativa republicana y federal, según la establece la presente Constitución. (…)

Cada provincia dictará para sí una Constitución bajo el sistema representativo republicano, de acuerdo con los principios, declaraciones y garantías de la Constitución Nacional; y que asegure su administración de justicia, su régimen municipal (2), y la educación primaria. Bajo estas condiciones el Gobierno federal, garante a cada provincia el goce y el ejercicio de sus instituciones” (3) (4)

Es bien claro, desde la conformación como nación libre y soberana en el Siglo XIX, Argentina construyó su andamiaje institucional incluyendo a cada provincia y municipio que la integran.

Por caso, la Provincia de Santa Cruz, (5) desde 1957, (6) en su Constitución “reconoce autonomía política, administrativa, económica y financiera a todos los Municipios. Aquellos que dicten su Carta Orgánica, gozarán además de autonomía institucional. La autonomía municipal que aquí se reconoce no podrá ser limitada por ley ni autoridad alguna”.

Cabe recordar que se refiere a “la Capital de la Provincia y en cada centro poblado que cuente con un número mínimo de mil habitantes (7) se constituirá un municipio encargado de la administración de los intereses locales”. (8) (9)

También es oportuno señalar que, salvo en la Provincia de Santa Cruz que no tiene ninguna, en Patagonia muchas de sus localidades cuentan hace décadas con sus respectivas cartas orgánicas, disfrutando de todos los beneficios cívicos que conllevan el ejercicio de las mismas. Otro tanto sucede en gran parte del país.

Sin lugar a dudas el sistema federal en Argentina, desde mediados del Siglo XIX, ha ido consolidándose y convirtiéndose en una instancia principal que contribuye muy positivamente al desarrollo de cada jurisdicción; otro tanto sucede en las localidades que decidieron su desenvolvimiento autónomo.

Las autonomías integran y lejos están de fragmentar, pues suman potenciando al todo en que participan: ciudades, provincias y país.

La Carta Orgánica en cada localidad tendrá varias cuestiones similares a la de las otras y, en algunos aspectos, caracterizará específicamente a los ciudadanos de cada una, en el contexto de las competencias que le son propias; por caso, Ushuaia comenzó con el voto electrónico, mesas unificadas para mujeres y varones, etcétera.

Asimismo, en principio, reflejará las experiencias democráticas del Siglo, siendo políticas públicas que encuadrarán los planes y proyectos de cada gestión, otorgando mayor previsibilidad en el mediano y largo plazo.

Los procesos de redacción de cada Carta Orgánica también pueden incluir mecanismos locales singulares que, en definitiva, contribuirán a enriquecer notablemente las decisiones que se tomen al respecto; son varios los ejemplos existentes que se pueden analizar para favorecer una buena ley.

La democracia incide positivamente en la calidad de vida de las personas, instituciones y en las comunidades.

Las cartas orgánicas son herramientas eficientes para la promoción efectiva tendiente al desarrollo de los individuos y sociedades en forma democrática, justa y sustentable, sumando la participación ciudadana.

Cabe recordar que el involucramiento aporta, sin reemplazar las facultades de los poderes públicos, salvo en los casos en que el pronunciamiento sea vinculante expresamente establecido con anterioridad.

Además, las cartas orgánicas y sus respectivos procesos de redacción, son magníficas oportunidades en etapas sociales, económicas, políticas, etcétera, que es necesario sumar prioritariamente, por ejemplo, asuntos referidos a la salud de todos los habitantes.

Notas de referencia:

Alejandro Rojo Vivot. Escritor. 29 libros, algunos con varias ediciones, y más de 1.300 artículos en distintos medios de comunicación social.

(1) Ferreira Rubio, Delia M. Prólogo. Partidos políticos para la democracia II. Los políticos y la ciudadanía. Página 17. Poder Ciudadano. Buenos Aires, Argentina. 2009.

(2) Las negritas son es nuestras.

(3) Argentina. Constitución. 1853 en texto ordenado hasta 1994.

(4) Ver también, por ejemplo, incisos 19) y 30) del artículo 75° de la Constitución de Argentina.

(5) Decreto-ley N° 21.178, del 22 de noviembre de1956, de la dictadura de ese entonces. Recordemos que la Ley N° 14.408. 28 de junio de 1955 no llegó a hacerse efectiva. En el caso de la Provincia de Tierra del Fuego ver Constitución, artículos 169° y 170°.

(6) Las varias modificaciones posteriores mantuvieron vigente esta cuestión.

(7) La Constitución de la Provincia de Río Negro lo estableció en 2.000 habitantes. (Artículo 226°).

(8) Artículos 140° y 141°.

(9) La Provincia de Santa Cruz, está integrada por 7 departamentos, con municipios no colindantes con extensas zonas que quedan fuera de algún ejido local; en la Provincia de Tierra del Fuego sucede otro tanto; se está estudiando una modificación al respecto.