Sáb. 31.10.2020
Opinión  |  11 de Mar. 2020

víctima de femicidio

El Colectivo Feminista y su silencio ante el caso de Elizabeth Llanos

archivo
Foto archivo
Elizabeth Llanos está siendo triplemente victimizada. Primero, porque le mataron a su hija. Después porque el gobernador Melella le robó su derecho a que el Estado la proteja, a través del derecho al trabajo, por ser víctima del delito de femicidio; y ahora por el silencio del colectivo feminista de Tierra del Fuego.

Hasta el día de hoy, después que se hiciera público su problemática, ningún grupo del movimiento se solidarizó, personalmente o públicamente con la VÍCTIMA.

Silencio entendible, desde el compromiso político para con el Melella que asumieron algunos de ellos, como es el caso de La Ría, agrupación apéndice orgánica del Partido Social Patagónico de la ex mandataria Ríos. Hoy aliada incondicional del Gobernador y que le aportó, irónicamente, cuadros feministas para llevar adelante las políticas de Género en el Gobierno.

Pero inentendible, desde el compromiso en defensa de los derechos de las mujeres, que hace años asumieron agrupaciones como La Hoguera y Pan y Rosas, entre muchas otras.

Hoy en Tierra del Fuego, los pañuelos verdes, no parecen tan verdes. El combate contra la violencia de género está perdiendo una batalla y una víctima de femicidio está sola, peleando por rehacer su vida y la de su nieta.

En este caso, respetadas feministas, "el silencio, no es salud".