Dom. 21.07.2019
Yo informo  |  7 de Jul. 2019

Con una disculpa hubiera bastado

Por: Susana Dapozo
Con una disculpa hubiera bastado
    Existen humanos considerados y empáticos y están de "los otros". Esta tarde en la esquina de Kuanip y Karukinká, me topé con un personaje de "los otros". De esos que vienen al volante, ven un charco de agua, en este día de deshielo en Ushuaia, pisan ese charco a una velocidad apropiada para provocar una lluvia de agua fría y sucia, sin importarles qué les pasa a los peatones que ya vienen resbalando por las espejadas veredas, por el hielo liso, concentrados en no caerse, para luego recibir un inesperado baño de agua sucia y helada. En esa esquina estaba, la persona que está en el grupo de " los otros", la que,  literalmente me bañó en Karukinká y Kuanip, y que paró unos metros después, donde tuve la oportunidad de reclamar por su accionar. Total, un descuido lo tiene cualquiera. Pero siendo de "los otros" era perfectamente predecible que, diga simplemente -No te ví- . Y bueno, pensé así son "ellos" paciencia. Pero todavía me esperaba el tiro de gracia de su acompañante; que como ya sabemos, Dios los cría y ellos se juntan, cuando me alejaba resignada por la vida, me grita: ¡¡No te resfríes!!. Ahora sí, son completamente "los ellos", los que siendo humanos tienen una gran parte de IN Humanos. Para "los ellos" ¿estará bien sobre llovido mojado? ¿o sobre mojado humillado?, o quizás estará bien para ellos encontrar el camino más fácil que es la agresión, la animosidad, la soberbia. Hoy me encontré con una parte de esa In humanidad, que les cuesta reconocer una eventualidad; que un descuido lo tiene cualquiera. Está bien, fue sin querer. Pero no, encima que te moja de arriba abajo te grita - ¡No te resfríes!. Y ya sabemos que es propio de "los otros" a los que no quiero pertenecer, pero sí se encuentra comprendido el que hoy conducía un vehículo Kía Chapa patente AB 531 ZC y  su copiloto, alguien que grita a una señora jubilada toda mojada -¡No te resfríes!- demostrando plenamente que son de ese grupo de humanos sin empatía, que nos saben que de esta parte de la humanidad, un simple- Disculpe- hubiera bastado.