Muy nublado
8.5° Mie. 22.11.2017
Información  |  12 de Nov. 2017

industria fueguina

En Nación apuntan a Cabrera por el conflicto generado en TDF

Por: LPO
DyN
Foto DyN

La estrategia del Ministro de de Producción obliga a Macri o bien a ser artífice de una ola de despidos masivos, o bien a dar marcha atrás con este cambio en la Reforma Tributaria que lo deja como un improvisado.

En el Gobierno el clima con Francisco Cabrera está lejos de ser el mejor. El ministro de Producción se ganó la bronca de Macri por la crisis desatada en Tierra del Fuego a raíz de la falta de sensibilidad respecto de la industria fueguina. Es que con la quita del arancel a la importación de electrónicos desaparecerían de la noche a la mañana 9.400 puestos de trabajo directos, lo que lisa y llanamente implicaría, en términos económicos, hacer desaparecer la provincia del mapa. Nada de gradualismo.

El Régimen de Promoción de Tierra del Fuego es un dolor de cabeza porque encarece los electrodomésticos del país e incluso genera un retraso tecnológico respecto de los bienes que se consiguen en países vecinos. Por eso, ya antes de asumir como presidente Mauricio Macri le había encargado a su think-tank, la Fundación Pensar, una solución para reducir los costos fiscales del régimen a sabiendas de que se trataba un tema muy sensible y que salir de él requería hacerlo de forma ordenada.

No era el único estudiando esta situación. Scioli había hecho el mismo diagnóstico y le había encargado indagar en profundidad las posibles salidas a Rubén Cherñajovsky, dueño del Grupo Newsan, encargado de las fabricaciones de Sanyo y Noblex entre otros en Tierra del Fuego. Por su parte, Macri había apelado para hacer lo propio a su amigo Nicky Caputo, dueño de Mirgor, el otro gran fabricante isleño.

Así, ganara el que ganara iba a ser uno de los dos empresarios el encargado de articular con las autoridades provinciales y el resto del sector la salida gradual y ordenada del Régimen.

Sin embargo, el empresario, fiel a su olfato para los negocios, ya había corrido el foco de Mirgor a Central Puerto y la industria energética. Por lo que el think-tank le derivó el abordaje de la salida del Régimen al estudio Cueto Rua, Mercau Saavedra & Biritos, pero los abogados desestiman la cuestión y la termina reclamando la Cartera de Cabrera.

La estrategia de Cabrera lo obliga a Macri o bien a ser artífice de una ola de despidos masivos, o bien a dar marcha atrás con este cambio en la Reforma Tributaria que lo deja como un improvisado.

Allí, el abordaje fue otro: un cambio abrupto en la normativa sin gradualismo. Primero fue con la fabricación de computadoras -que aunque impactó e Tierra del Fuego- más golpeó a la provincia de Buenos Aires. Y ahora con la baja a cero del arancel a la importación de electrónicos que haría estallar a la provincia.

En la provincia, esto generó una conmoción enorme que llevó a que incluso ciertos sectores propusieran cortar los gasoductos y hacerle sentir a la Nación la relevancia de esta provincia a la que destrataban desde el Estado central. Se paralizó por una semana la provincia e incluso proveedores de las ensambladoras llamaron a la Gobernación para avisar que cancelaban envíos hasta tanto tuvieran garantías de que la producción continuase.  

En la reunión con gobernadores, la gobernadora Rosana Bertone directamente le explicó al presidente que su propuesta de Reforma Tributaria implicaba la "disolución territorial de la provincia" de Tierra del Fuego y que ni siquiera habían tenido la deferencia de hacérselo saber con antelación: "Me enteré por los diarios", le dijo.

"Tenés razón, te pido disculpas", le respondió Macri. Luego, Bertone se retiró del Salón Eva Perón abrazada a Marcos Peña. "Voy a ser el primer jefe de gabinete que no se pelee con Tierra del Fuego", le prometió en un diálogo que terminó en risas.

Con el que no hubo sonrisas fue con Cabrera. Su estrategia de salida del Régimen lo obliga a Macri o bien a romper con Tierra del Fuego y ser artífice de una ola de despidos masivos, o bien a dar marcha atrás con este cambio en la Reforma Tributaria que, sumada a la marcha atrás con el vino, las cervezas y los espumantes, lo deja como un improvisado en la segunda mitad de su gobierno en el que el "prueba y error" ya no va más.

Desde Tierra del Fuego decretaron el mayor hermetismo hasta tanto Macri confirme que cumplirá con Bertone. Este lunes cuando el Ejecutivo envíe al Congreso el proyecto de Ley de Reforma Tributaria se sabrá si el artículo que baja los aranceles sigue estando, si el presidente protege su reputación o cumple con Tierra del Fuego. Al fin y al cabo, sin el apoyo de las provincias vitivinícolas que Dujovne se metió en el bolsillo, las probabilidades de éxito en Congreso de Bertone son muy acotadas.