Muy nublado
7.4° Dom. 22.10.2017
Yo informo  |  20 de Sep. 2017

Amigos del Negro Leiva

Por: Comunidad Artística Argentina
DL Músicas
Foto DL Músicas
La comunidad artística se dirige a Uds. En atención a la nota publicada “Hay un intruso en la escuela de nuestros chicos y nadie lo saca”, en Diario Prensa del día 5 de septiembre de 2017, con una foto que señala “en el fondo, la casilla en donde reside el intruso”, nos vemos obligados a responder a tales afirmaciones agraviantes, falaces y de insólito contenido discriminatorio (que no se entiende si provienen del periodista o del cuerpo docente).

La nota afirma que un grupo de padres y docentes de la escuela de personas con discapacidades “Las Bandurrias, exigen al Gobierno una solución urgente. Dicen que dentro el predio de la escuela “hay una casilla en la que vive un hombre que nada tiene que ver con el ámbito educativo”. Si bien en el artículo del Diario Prensa se consigna que los docentes se presentaron espontáneamente en la redacción para formular la denuncia, lo cierto es que la misma noticia sale publicada el mismo día en casi idénticos términos en el pasquín anónimo Crónicas Fueguinas y en ambos casos hay un recuadro titulado exactamente igual: “Un robo muy extraño”. Allí se relaciona de forma grosera un robo reciente acontecido en el establecimiento (Es tan burdo que ni valdría la pena aclarar que el “okupa” se hallaba hacía semanas en Tucumán al momento del hecho). Es que el “okupa” o “intruso” desconocido al que se acusa no es otro que Ramón Leiva, quizás el folklorista, compositor, intérprete y docente musical de mayor reconocimiento y trayectoria nacional de nuestra isla, quien a sus 74 años de edad y a lo largo de décadas de labor creativa, divulgadora y solidaria llevó la bandera de Tierra del Fuego a los sitios culturales más relevantes del país.

Resulta llamativo que estos preocupados actores de la comunidad educativa ignoren que dicho “intruso” es una de las personalidades más destacadas de la cultura y de la educación musical de generaciones de músicos del ámbito provincial y nacional.
En todo el texto no hay ni un solo nombre. Ni de las personas que denuncian ni del denunciado. Esta falta de contextualización del conflicto constituye una falta grave tanto de la prensa como de los denunciantes anónimos, que además son empleados de Educación.
Que una institución educativa ningunee y difame así a una personalidad de la cultura apelando a la más primitiva sensiblería social, es una acción de tan baja estatura institucional que, no sólo repugna a la inteligencia sino que ameritará seguramente alguna sanción administrativa.

El cóctel “intruso”, “noche”, “botellas y guitarras”, “cumbia” “robo” “sujetos anónimos”, mezclado con “chicos discapacitados, indefensión, peligro, inseguridad, etc.”, que es un clásico recurso de la prensa canalla para despertar la alarma y la ira colectiva, es de tal precariedad que entristece saber que es impulsado por personas que tienen la responsabilidad de educar e impartir valores sociales a nuestros niños.
El texto, que abunda en asociaciones entre cultura popular y delito, brilla en este párrafo “…lleva permanentemente a gente que no sabemos quién es, ni que intenciones puede tener”. Cabe destacar que el Negro Leiva ha sido visitado en ese modesto cubículo por personalidades destacadísimas del arte y la cultura regional y nacional y lo ha compartido, produciendo inocultables beneficios para los artistas locales.

 Es inocultable y reiterada la asociación de la guitarra con el delito. Pretenden transmitir una “pedagogía de la tolerancia, el trabajo colectivo y solidario” y realizan categorizaciones morales tan presurosas como discriminatorias y descalificadoras.  Ah!, otra cosa: si el ruido de la “cumbia” –como dice la nota- es ensordecedor, esto confirma que debe proceder de otra morada vecina, ya que –sin menoscabo de esta expresión popular- Ramón Leiva tiene claramente otras preferencias musicales.

Les recordamos además que ni la ingesta de bebidas ni el cigarrillo están prohibidos para quien los consume. El folclore abunda en alusiones al vino como parte de nuestra cultura. (Ah, recuerden que Hitler era abstemio, si de chicanas se trata).
Relevamos nuevamente a los educadores denunciadores de su falta de información/formación en términos culturales, a su costo.

La sociedad en la que vivimos debe hacerse cargo de sus artistas, valorándolos y reconociéndolos como tales.

 Muchos de los firmantes desconocíamos el conflicto por el que atravesaba el Negro Leiva, y al tomar conocimiento nos solidarizamos, lo abrazamos y reprobamos enérgicamente este destrato y difamación públicos a una personalidad de la cultura popular.

Los que amamos el folklore y la música popular sabemos que Ramón Leiva, a sus entrados 70 años, siempre está en el taller de Marcos Zar y que, a veces, constituye allí un espacio transitorio de intercambio para músicos, cantores y poetas populares, no habiendo espacios en nuestra ciudad donde se den encuentros de artistas de forma genuina.

Quizás la mayor de las canalladas proferidas en el texto sea  la afirmación de que el Negro reside allí teniendo una casa donde vive su señora. Inversamente de lo que se sostiene respecto de su situación familiar, el Negro efectiva y circunstancialmente vive allí, precisamente por haber disuelto su vínculo matrimonial.

Anexo:

Respecto del “expediente” en donde se dispuso el desalojo, atento a lo cual el Negro solicitó por escrito pedido de audiencia con la Sra. Gobernadora, a fin de exponer su situación actual, y solicitar una prórroga del comodato vencido, teniendo en cuenta su situación familiar, habitacional y laboral. Semanas atrás la casilla que ocupa el Negro se quedó sin luz, y como el pilar está dentro del predio de la escuela, no pudo recuperarla, a pesar de interceder con abogados que se comunicaron para mediar con la escuela y el Ministerio de Educación. Ahora permanece allí iluminado con candiles y velas, y en caso de que una investigación arroje un corte intencional, ello constituye delito de turbación de la posesión. Consideramos que el dialogo es la mejor vía para resolver esta situación y acompañamos por ello un pedido de audiencia que oportunamente le hiciera llegar a la. Sra. Gobernadora, quien es la autoridad responsable para encontrar LOS MEDIOS ADECUADOS para una solución, un paliativo a la situación de transitoria precariedad habitacional de este artista local. Es lo menos que la Provincia puede hacer por alguien que dio tanto a la Cultura como a la Sociedad.-

Adhieren a la fecha 09 de Septiembre de 2017
Liliana Rosa HERRERO (Cantante)
Bruno ARIAS (Cantante Músico y Compositor)
Hugo Alejandro El Duende GARNICA (Músico Cantante)
Ignacio Guido Montoya CARLOTTO (Músico)
Claudio ACOSTA (Cantante Compositor Maestro);
Carlos Augusto GARRIDO (Escritor)
Rubén NIEVAS (Músico)
Pedro ROSSI (músico)
Héctor BRAVO (Docente)
 Pedro BRIZUELA (Profesor);
David ANDRADA  (Cantautor);
Pablo Timoteo SANCHEZ (Músico Compositor);
Ariel MAMANI  (Músico Docente);
Osvaldo Alejandro PESARES  (Compositor Cantante);
Gustavo Walter LOPEZ  (Gestor Espacio Cultural);
Adolfo IMBERT
 Adolfo ALLENDE
Hernán Y. Rodríguez (Profesor)
Lautaro MARISCAL (Músico)
Yamina LEIVA D.N.I.: 32.135.945 (Artes Escénicas);
Lautaro POLANCO (Compositor);
Fernando Cany SOTO
Esther  Estela LEDESMA (Presidenta Centro Cultural Mishky Mayu)
Alfonsina LEIVA
Amancay LEIVA
Danai NÚÑEZ
Alejandro MARISCAL
Marcelo MUÑOZ
Rubén CRUZ
Diego Cristian MACHUCA
GONZÁLEZ GARDES
Juan Carlos MC LENNAN
Matías URIBE
Martín ARGAMONTE
Rubén VILLANUEVA
Ezequiel VIDE
Franco ANDRADA

Sin otro particular Dejamos Archivo a Disposición para Sumar MAS ADHESIONES saludamos a Uds. Atte. Comunidad Artística Argentina, Comunidad Fueguina en Gral.