Lun. 16.09.2019
Yo informo  |  8 de Ago. 2017

La lógica del absurdo

Por: Aníbal Lobasso
La lógica del absurdo
La semana pasada leí y escuche en diferentes medios de comunicación, declaraciones del Concejal Juan Manuel Romano, las cuales me causaron no sé si la palabra adecuada es asombro, ya que a esta altura no me extraña nada, pero hay cosas, acciones y dichos que por lo menos me hacen ruido y en algunos casos me producen escozor.

El edil estaba ofuscado y molesto, porque desde el Ejecutivo Municipal envían proyectos de ordenanzas al Concejo Deliberante con 24 horas de antelación al inicio de una sesión, lo que no permite, según lo que manifiesta Romano, realizar un adecuado análisis del mismo e impide además su tratamiento en comisión.

El Concejal, parece que durante la gestión de su jefe político Federico Sciurano, no formo parte del Gabinete, o quizás en esos años estuvo ausente de la ciudad y no observo como se manejaba el ex intendente, o lo que es peor aún tiene amnesia o memoria selectiva, lo que le impediría desempeñar sus tareas con idoneidad.

La administración Sciurano, de la cual Romano formo parte, hizo de esta práctica algo habitual, no solamente 24 horas antes, sino también durante el desarrollo de las sesiones, llegaban proyectos al Concejo para ser tratados sobre tablas, especialmente aquellos que eran controvertidos, y que necesitaban aprobarse de manera urgente, porque le permitían al “patrón de estancia” manejarse con más soltura y hacer lo que tuviera ganas, como siempre para beneficio de sus amigos.

Del mismo modo el edil se encuentra molesto porque los funcionarios del Ejecutivo Municipal no concurren al Concejo a dar explicaciones sobre sus acciones. ¿Romano cuantas veces fue al Concejo mientras fue Secretario a explicar sus acciones?¿Cuantos pares suyos de esos años fueron al Concejo a exponer lo que estaban realizando en cada Secretaria? Tal vez el ex intendente no les permitía ir por esos lados.

Es más, era frecuente en la administración anterior, cuando se discutía el presupuesto que los funcionarios que iban a exponer sobre su cartera, entregaran al momento de su presentación planillas que era imposible analizarlas de forma acabada. Lo que terminaba que el presupuesto municipal fuera un agujero negro.

Lo que hay que entender de una vez por todas, es que las cosas se deben hacer como corresponde. Que cuando las cosas están mal, lo están ahora y antes. Lo malo es malo siempre, no con independencia de quien lo haga. Al Concejal no lo escuche criticar a su jefe político cuando realizaba estas prácticas. Estos comportamientos absurdos tienen nombre: oportunismo político y realmente resultan deplorables.  

Concejal Romano, Kant decía, “debes obrar de la misma manera que quieres que obren contigo”. A buen entendedor pocas palabras. El sistema republicano tiene su razón de ser en la división de poderes, y esta premisa se debe cumplir siempre, más allá  de los lugares que circunstancialmente ocupe. No es bueno que critique siendo opositor, lo que hacía de manera frecuente cuando era oficialista, si no entraría en contradicciones permanentes, lo cual implica llevar una pesada carga ética. Tal vez quiera emular a Groucho Marx que solía decir “Tengo estos principios, ….. si no le gustan tengo otros.

ANIBAL LOBASSO
DNI 12.535.403