YO INFORMO

La hipocresía de la Ley Electoral

Publicado el 26-04-2017, por Gabriel karamanian
El presidencialismo es la forma característica de los gobiernos en América en general y como tal en Argentina en particular.

Los ejecutivos provinciales (aunque gobernadores sus titulares) son formas de gobierno “presidencialistas”. ¿Qué características distintivas presenta una forma presidencialista de gobierno especialmente en la Argentina y en Tierra del Fuego? : a) un ejecutivo unipersonal en la figura del gobernador, b) la elección popular directa de ese Poder Ejecutivo, c) la elección popular directa de su Poder Legislativo y d) un período fijo de mandato para ambos poderes.

Como puede apreciarse la elección popular directa de ambos poderes (ejecutivo y legislativo) es una característica distintiva y sobresaliente en formas presidencialistas y que junto con la división de los poderes resaltan los fundamentos más básicos de nuestro régimen político. Por lo tanto el ejecutivo y el legislativo son independientes desde su concepción surgente producto del electorado popular.

A partir de esta introducción básica teórica que nos permite el contexto necesario para entender lo que viene es que me pregunto sobre legalidad y la legitimidad de ambos poderes bajo determinadas circunstancias.

Las elecciones generales llevadas a cabo en junio de 2015 en la Tierra del Fuego dan cuenta de un resultado no definido legalmente para el estamento ejecutivo en la primera vuelta electoral. Recordemos que el resultado en esa primera oportunidad fue: Bertone 42%, Sciurano 34%, López 6% y Crocianelli 5%. Por otro lado sí quedó definida la proporcionalidad legislativa.

La Constitución fueguina establece para el caso de no alcanzar la mayoría absoluta, en el estamento ejecutivo, la realización de la segunda vuelta electoral a los fines de no sólo dirimir la contienda sino también de soportar legítimamente al instituido con el cargo de gobernador. No es hoy el caso de la presente cuestionar este estamento. ¿Pero qué sucede con el estamento legislativo, producto también de la elección popular directa? ¡Aquí no se presenta la posibilidad de la segunda vuelta! Ni siquiera cuando la representación en la legislatura alcanza solamente el 29,6 % de los votos emitidos. El Artículo Nº 34 de la Ley Electoral Provincial 201 establece un piso del 5% de los votos emitidos para la representación parlamentaria sumado al sistema de asignación proporcional de bancas D Hondt hace que hoy la representación popular en uno de los poderes sea meramente figurativa.

Si ambos poderes son electos directamente por la ciudadanía ¿porque solamente se legitima el ejecutivo? ¿No expone esta carencia de legitimación que el contrapeso del poder se incline fuertemente hacia el Poder Ejecutivo rompiendo con los principios republicanos? ¿No resultaría apropiado reveer el sistema de representación proporcional del Poder Legislativo hacia un modelo que no excluya las minorías parlamentarias?

La modificación de la ley electoral en su Artículo Nº 34 se hace imprescindible si se pretende ir, no sólo a un modelo más “republicano”, sino que también represente o pueda visualizar a una sociedad intrínsecamente heterogénea.

Pero claro…quienes deben tomar la iniciativa de este cambio son los que hoy se ven favorecidos (partidos mayoritarios) por las restricciones de la ley mencionada.

¿Existirá la grandeza política en alguno de estos representantes que lleven adelante valores verdaderamente republicanos y democráticos o es una ingenuidad de mi parte pretenderlo?

La modificación del umbral electoral permitirá la mayor representación de la ciudadanía y un acercamiento a la legitimidad y el ideal democrático.
volver al comienzo
94diez.com
Copyright 2017, 94diez Información & Opinión, todos los derechos reservados
Productora Visual, Diseño, desarrollo Web y Multimedia en la Patagonia.